This post is also available in: English (Inglés)

Si usted es el propietario de un carro en Arizona, es su obligación tener un seguro que lo cubra en caso de tener un accidente. Este es un requisito, y cualquier que no tenga un seguro puede ser objeto de una multa o tiempo de prisión. La razón por la cual se exige un seguro para los conductores de vehículos es obvia. La realidad es que en promedio cada persona se verá involucrada en al menos tres accidentes en su vida, así que tener seguro vehicular que lo proteja a usted de esos eventos inevitables es un mal necesario para ayudarlo a protegerse a usted, a cualquier persona en su vehículo y a cualquier tercero involucrado en el accidente.

Las Pólizas de Seguro Varían

En Arizona, una persona está obligada a tener un seguro o a pagar un certificado de depósito de 40.000 dólares ante la Oficina del Tesoro del Estado de Arizona. Mientras que el estado no exige que las personas tengan un seguro, sí exige que exista alguna forma de protección que cubra los accidentes en caso de que ocurran.

La realidad es que la mayoría de las personas contratan alguna forma de seguro. Cuánta protección ofrece ése seguro al contratante o a otros que se vean involucrados en un accidente depende del monto de cobertura que se elija. Una persona puede seleccionar un monto que vaya desde los $15.000 hasta los $50.000 por cada persona que se vea lesionada en el accidente y puede cubrir entre $10.000 y $15.000 en daños a la propiedad como parte de su cobertura.

Las compañías de seguro ofrecen varios tipos de diferentes coberturas y protección. Usted puede optar por tantas coberturas de seguro como lo desee o escoger lo mínimo indispensable. Está sólo en sus manos la cantidad que usted pueda cubrir y lo que sienta que es necesario para protegerle a usted y a terceros involucrados en el mismo accidente en el que usted sea parte.

Cuándo un Seguro No Cubre Todos los Costos

Mientras que tener un seguro es una gran protección para cada persona, la realidad es que existen instancias donde una persona tendrá un accidente y el monto de su cobertura no es lo suficientemente alto para cubrir las lesiones y daños en los que se vea envuelto.

Por ejemplo, usted puede contar con una cobertura de $50.000 en lesiones personales, pero las lesiones que usted sufrió le costaron más de $100.000 así que puede que usted no tengo suficiente cobertura para pagar por los gastos médicos. El seguro de la otra persona pagará una parte de esos costos, probablemente cubra el mismo límite de $50.000, eso significa que usted sólo cuenta con $100.000 de cobertura. ¿Qué hacer entonces?

Esta es una situación difícil en la que muchas personas se pueden hallar en algún momento. Creen que la cobertura que tienen es suficiente pero más tarde se dan cuenta que no lo es. Se vuelve aún más problemático para ellos cuando quien tiene la póliza no es el causante del accidente pero aún así se ven obligados a pagar los gastos relacionados con los cuidados médicos.

Uno de Diez Accidentes Excede la Póliza del Seguro

De acuerdo con un estudio llevado a cabo por el Instituto de Información de Seguros, uno de cada 10 accidentes que ocurre resultará en lesiones y daños que exeden la cobertura de la póliza del seguro.

Es cierto que la mayoría de accidentes resulta en daños que no superan los $4000. Por lo general es poco el daño que sufre el vehículo y que puede ser fácilmente reparado por algunos miles de dólares. La mayoría de los reclamos por lesiones personales no por mucho superan los $17000, muy por debajo aún del monto de cobertura que la persona tiene en su seguro.

Sin embargo, el 10% de las veces el accidente resultará en una lesión o daño que excede el monto de cobertura ofrecido por las compañías de seguro. Debido a que en promedio una persona tendrá al menos tres accidentes en su vida, eso significa que hay una posibilidad de tres de que usted se tenga un accidente en algún momento de su vida donde sus cuentas médicas y daños a su propiedad excederá por mucho lo que su compañía de seguros cubre.

Reciba la Compensación que Usted Merece

Con suerte, esto nunca sea un problema para usted, pero si sucediera sepa que eso no significa que usted está sin recursos. No se espera que usted pague de su propio bolsillo por la negligencia de otra persona.

Si un tercero le causa un accidente y le deja con gastos médicos y daños que superan la cobertura de su seguro y el del causante del accidente, usted tiene remedios legales. Usted puede optar por seguir acciones legales para forzarlos a que paguen sus gastos médicos. Esto puede significar que sus sueldos serán embargados, las propiedades tomadas o debe pagar dinero directamente a usted para compensarlo por los gastos médicos en los que ha incurrido.

Su primera línea de defensa en un accidente causado por un tercero es la cobertura del seguro. Su propia compañía de seguro suplirá entonces cobertura adicional para apoyarlo en caso de que la póliza del tercero no sea suficiente. Eso aún podría no ser suficiente.

Si usted está en una situación como esta, es necesario que busque la asistencia de un abogado. Contrate a alguien que le pueda ayudar a representarlo a través de todo este proceso. Las compañías de seguro existen para hacer dinero, lo que significa que intentarán darle la menor suma para compensar su accidente. Tener a alguien que le represente y comprenda la forma de trabajo interna de las compañías de seguro puede ser invaluable a la hora de lograr el tipo de compensación que usted necesita para las lesiones y daños que usted sufrió.

Llame la Abogado de Lesiones Personales Jared Everton al (480) 526-4602 para discutir su caso hoy mismo.

Agende Su Consulta Gratis

Llene la forma de abajo para agendar su consulta gratis y discutir cuál es su mejor opción legal.