Dependiendo de su situación para conseguir la residencia permanente legal en los EE. UU., usted puede optar por obtener una visa K-1, que está intencionalmente creada para personas comprometidas con ciudadanos estadounidenses, o una visa K-3, que está diseñada para personas que ya están casadas con ciudadanos estadounidenses que esperan la aprobación de una petición de inmigrante I-130.

En JacksonWhite Law, estamos orgullosos de ayudar a las personas a lograr sus sueños de residir en los EE. UU. permanentemente. Siga leyendo para aprender más sobre las visas K-1 y K-3 y descubra cuál puede ser la mejor para su situación.

Como Funcionan las Visas K-1

Los ciudadanos estadounidenses que deseen traer a un prometido extranjero al país pueden solicitar una visa de no-inmigrante K-1. También conocida como visa de prometido/a, la K-1 le permite traer a su pareja al país por un período de 90 días.

Si usted y su prometido/a se casan durante este período de tres meses, entonces su prometido/a puede solicitar el estatus de residente permanente legal en los EE. UU. Si no se casan, su prometido/a tendrá que regresar a su país de origen.

Además, los matrimonios deben ser válidos y no solo planeados para obtener los beneficios de inmigración.

Para solicitar una visa K-1, el/la prometido/a que es ciudadano estadounidense debe presentar un Formulario I-129F, Petición para prometido/a extranjero/a. No podrá traer a su prometido/a extranjero/a al país hasta que se apruebe su petición.

Si ya está casado/a con alguien que vive fuera de los EE. UU., O planea casarse fuera del país, su cónyuge no será elegible para la visa K-1.

Niños y Visas K-1

Existen opciones para los estadounidenses que buscan casarse con ciudadanos extranjeros que ya tienen hijos. Si su prometido/a tiene hijos menores de 21 años y que son solteros, pueden ser elegibles para ingresar a los EE. UU. con una visa de inmigrante K-2.

Para traer a los hijos de su prometido/a al país, primero debe incluir sus nombres en el Formulario I-129F. Tenga en cuenta que estos niños deben viajar a los EE. UU. al mismo tiempo que prometido/a en lugar de llegar en una fecha después.

Si trae a su prometido/a a los EE. UU. y se casa dentro de los 90 días, su prometido/a puede solicitar una tarjeta de residencia legal permanente junto con sus hijos que fueron admitidos como no-inmigrantes K-2.

Sin embargo, es importante tener en cuenta que los niños inmigrantes de K-2 deben permanecer solteros hasta el momento en que se emita la tarjeta de residencia permanente legal.

Como Funcionan las Visas K-3

La visa K-3 es una opción para los ciudadanos estadounidenses que ya están casados ​​con alguien que vive fuera del país. Si desea traer a un cónyuge extranjero a los EE. UU., usted deberá completar un Formulario I-130, Petición de familiar extranjero. Hágase a la idea que deberá proporcionar una copia de su certificado de matrimonio junto con evidencia de que su cónyuge ha terminado cualquier matrimonio anterior.

En la mayoría de los casos, el gobierno aprobará su solicitud siempre que pueda establecer una relación entre usted y su cónyuge. Una vez que se haya aprobado su petición, su cónyuge puede solicitar convertirse en residente permanente legal.

El cónyuge estadounidense debe cumplir con ciertos requisitos de ingresos para traer un cónyuge extranjero al país. Si el ingreso bruto del cónyuge estadounidense cae por debajo de las Pautas Federales de Pobreza de acuerdo con su declaración de impuestos más reciente, entonces deberá encontrar a un patrocinador conjunto que esté dispuesto a presentar una declaración jurada de apoyo a su petición.

En el pasado, los miembros de la familia a menudo eran separados durante años mientras esperaban una decisión sobre su petición del Formulario I-130. El objetivo de la visa de no-inmigrante K-3 era reducir la cantidad de tiempo que los cónyuges y otros familiares tenían que pasar separados. Si se aprueba para una visa K-3, puede traer a su cónyuge a los EE. UU. mientras espera la finalización del proceso de residencia permanente.

Vale la pena señalar que el gobierno puede optar por cambiar su solicitud de visa de no-inmigrante K-3 a una visa de inmigrante CR1/IR1. Esto se debe al hecho de que la acumulación de peticiones I-130 se ha reducido hasta cierto punto en los últimos años.

Otro tipo de visa de cónyuge, una CRI/IRI permite que un extranjero viva y permanezca en los EE. UU. con su cónyuge, que es ciudadano o residente permanente. Mientras que la CRI se aplica solo a las parejas que han estado casadas menos de dos años, la IR1 es para las parejas que han estado casadas por más de dos años y otros miembros de la familia inmediata.

Visas K-1 vs. Visas K-3

¿Se pregunta si debería de solicitar una visa K-1 o una visa K-3? Una de las mejores razones para obtener una visa K-1 es que el proceso tiende a avanzar más rápido que una visa K-3 o CR-1.

Típicamente, el proceso de visa de prometido/a toma aproximadamente seis meses y obtener el estatus de residente permanente después del hecho toma alrededor de 10 a 11 meses. Para una visa K-3 o de matrimonio, podría esperar de 10 a 16 meses. Si su objetivo es poder vivir en los EE. UU. con su pareja lo antes posible, la visa K-1 puede ser la mejor opción.

Si bien la visa K-1 permite que su prometido/a se una a usted en el país más pronto, esta opción también tiene un precio más alto. Además, la visa K-3 permite múltiples entradas al país, mientras que la visa K-1 permite solo una.

Tanto la visa K-1 como la visa K-3 permiten a los ciudadanos estadounidenses vivir en el país con un cónyuge extranjero. Además, tanto los titulares de visas K-1 como K-3 pueden trabajar y viajar después, asumiendo que tienen los documentos necesarios de USCIS. Un abogado de inmigración experimentado puede ayudarle a determinar qué opción es la mejor para su familia.

Comuníquese con JacksonWhite Law Para Obtener Ayuda con la Inmigración

Con demasiada frecuencia, los problemas de inmigración pueden separar a las familias y mantener apartados a los seres queridos. En JacksonWhite Law, ayudamos a quienes buscan el estatus de residente permanente a lograr sus objetivos. El resultado final es que las familias puedan permanecer juntas mientras nuestro país prospera. ¡Contáctenos a continuación para obtener más información!

 

Llame a nuestro equipo de leyes de inmigración al (480)626-2388 para hablar sobre su caso hoy.

Programe su Consulta

Rellene el siguiente formulario para obtener su consulta y discutir sus mejores opciones legales.