La ley de inmigración rara vez es simple y sencilla, pero en este caso la respuesta es clara. Un ciudadano de los Estados Unidos – bien sea que haya nacido en los Estados Unidos o se vuelva un ciudadano por naturalización – no puede ser deportado. Cuando un ciudadano de los Estados Unidos comete un crimen, el debido proceso y el castigo (si es condenado) se lleva a cabo dentro del sistema legal de los Estados Unidos. Aun si el ciudadano estadounidense comete un crimen en el extranjero y es requerido su arresto internacionalmente, el gobierno federal preferirá hacer justicia en los Estados Unidos en vez de deportar al criminal para afrontar juicio en otro país.

La excepción, sin embargo, es si un ciudadano estadounidense renuncia a su ciudadanía, entonces el o la ciudadana podrá ser deportado(a). De igual forma, si un ciudadano naturalizado le es retirada su nacionalidad por el gobierno federal, el ciudadano podría ser deportado. Sin embargo, en ningún caso podría calificar para retiro inmediato, así que el individuo tendrá la oportunidad de buscar liberación en contra de la deportación en la corte de inmigración.

Tipos de Ciudadanía

Antes de entrar en una discusión de cómo un ciudadano de los Estados Unidos que pierde su ciudadanía podría ser deportado, es de mucha ayuda comprender la diferencia entre un ciudadano nacido en los Estados Unidos y un ciudadano por naturalización.

Como el nombre lo implica, un ciudadano nacido en los Estados Unidos generalmente nace dentro de los Estados Unidos. Sin embargo, es posible que un infante nacido en una nación extranjera pueda ser considerado un ciudadano nacido en los Estados Unidos si uno o ambos padres son ciudadanos estadounidenses. Para calificar, el padre necesitará solicitar un Reporte Consular de Nacimiento en el Extranjero de un Ciudadano de los Estados Unidos de América (CRBA en inglés). Las solicitudes de CRBA típicamente son administradas a través de la embajada o consulado más cercano.

En contraste, la naturalización es el proceso de otorgar la ciudadanía de los Estados Unidos a un ciudadano extranjero o nacional. Para calificar para la naturalización, el sujeto debe cumplir los requisitos estrictamente estipulados por el Acta de Inmigración y Nacionalidad (INA).

¿Cómo Puede un Ciudadano Nacido en los Estados Unidos Perder Su Ciudadanía?

De acuerdo con la Sección 348 de la INA, un ciudadano nacido en los Estados Unidos puede ser expatriado (es decir, despojado de su ciudadanía de los Estados Unidos) si realiza una de siete acciones con la intención de renunciar a su nacionalidad de los Estados Unidos:

  • Aplicar y obtener la naturalización en un país extranjero
  • Realizar una juramentación de fidelidad a una nación extranjera
  • Servir en la milicia de un país extranjero como oficial comisionado o no comisionado, o cuando el estado foráneo mantiene hostilidades contra los Estados Unidos
  • Servir en una posición en un gobierno extranjero que requiere la juramentación de lealtad o nacionalidad a ese país
  • Hacer una renuncia formal de la ciudadanía estadounidense ante un oficial consular fuera de los Estados Unidos
  • Hacer una renuncia formal de la ciudadanía mientras se encuentra en los Estados Unidos mientras que el país está en un estado de guerra
  • Sentencia de traición o de intento de derrocar al gobierno de los Estados Unidos (incluye la sentencia de conspiración)

Note que bajo la sección 349 de la INA, estas condiciones sólo aplican si las acciones fueron tomadas con la intención de renunciar a su ciudadanía estadounidense. Si la persona no comprende que tomar una acción en particular puede resultar en la expatriación, él o ella puede que no necesariamente se le despoje de su ciudadanía estadounidense.

Cómo Puede un Ciudadano Perder su Nacionalidad?

Los ciudadanos naturalizados están sujetos al mismo criterio de expatriación de un ciudadano no nacido en los Estados Unidos, más dos criterios más:

  • Obtención fraudulenta de obtención de una green card y/o la nacionalidad por naturalización
  • Negarse a testificar ante el Congreso con relación a actos subversivos dentro de los 10 años después de su naturalización

Mientras que es raro ver a un ciudadano nacido en los Estados Unidos es expatriado, el gobierno es mucho más agresivo cuando se trata de despojar de la ciudadanía a un ciudadano naturalizado. Esto es especialmente cierto cuando el gobierno determina que la green card del individuo o su ciudadanía naturalizada fueron otorgadas como resultado de documentación o información fraudulenta.
En cualquier caso, bien sea que el individuo en cuestión haya nacido en los Estados Unidos
o es naturalizado, despojarlo de su nacionalidad requerirá de un proceso largo en la corte federal. Después de todo, el acusado está protegido por la Constitución de los Estados Unidos y el derecho al debido proceso, así que él o ella merece la oportunidad de presentar una defensa válida contra la expatriación.

El Proceso de Deportación

Una vez que un ciudadano ha sido despojado de su ciudadanía estadounidense, su estatus legal en los Estados Unidos está en riesgo. En este punto, la tarea de deportación caerá en Inmigración y Control de Aduanas (ICE en inglés), una división del Departamento de Seguridad Nacional. Si el ICE elige proseguir la orden de remoción y deporta al sujeto de los Estados Unidos, a seguir encontrará lo que puede esperar el expatriado:

  • Arresto y detención- el organismo de Inmigración y Control de Aduanas o agentes de la patrulla de fronteras arrestarán al individuo y lo detendrá en una instalación de detención o una prisión federal por contrato.
  • Notificación de comparecencia- el sujeto recibirá una notificación de comparecencia en una corte de inmigración al menos 10 días antes de la audiencia preliminar
  • Audiencia de fianza- si el individuo presenta un riesgo mínimo de huída, él o ella será liberado(a) sin fianza. Por el contrario, la corte solicitará un requisito de fianza- y el sujeto puede ser liberado de su detención una vez haya pagado la fianza.
  • Audiencia preliminar- esta es la primera audiencia oficial en un proceso normal de remoción. En la audiencia, el juez leerá los cargo, y el acusado asumirá o negará la acusación. El juez resumirá cuales descargas (es decir, la defensa en contra de la expulsión) el individuo puede hacer valer, y luego programará una audiencia formal.
  • Audiencia de fondo- la audiencia de fondo o de méritos es donde Inmigración y Control de Aduanas -ICE- presenta su caso contra el acusado, y éste tiene la oportunidad de presentar una defensa válida del porqué no debería ser deportado del país. Una audiencia de fondo podría resolverse en unas pocas horas o podría tomar días según la complejidad del caso.
  • Orden de remoción- si el juez acepta la petición del acusado para ser liberado, el caso será desestimado. Si no, el juez emitirá una orden de remoción para deportar al sujeto.
  • Apelaciones – el sujeto puede apelar la decisión de la corte ante la Junta de Apelaciones de Inmigración. En algunos casos, el acusado puede también apelar ante el Circuito de Corte de Apelaciones, y ultimadamente ante la Corte Suprema.
  • Deportación – Si la corte de apelaciones se niega a oír la apelación o falla en contra del acusado, entonces él o ella será deportado(a). La mayoría de las deportaciones se llevan a cabo hasta en 2 semanas, aunque depende de cuán rápido Inmigración y Control de Aduanas pueda colectar los documentos de viaje necesarios, arreglar el viaje, y alcanzar un acuerdo con el país receptor.

 

Llame a nuestro equipo de leyes de inmigración al (480)626-2388 para hablar sobre su caso hoy.

Programe su Consulta

Rellene el siguiente formulario para obtener su consulta y discutir sus mejores opciones legales.